Diante do PC

by 15:06 0 comentários

Yo recuerdo que escribía a mis parientes, como las cartas tardaban en llegar, a veces olvidaba las preguntas y lo que ya había contado.
A los veinteañeros les costará entender de qué se está hablando.
Pues que sepan que, para poder hablar sin cables, los altos ejecutivos llevábamos un Motorola enorme en el coche; después en las empresas se compartía un solo móvil y, al fin, Nokia consiguió lo que Microsoft en ordenadores: que todo el mundo tuviera uno, incluye los niños.

Estamos pasando del hardware al software; de tener toda la información, y con ella nuestra identidad en un smartphone o un ordenador personal, a tenerla en la nube sin depender ya de las operadoras de telecomunicaciones. Estamos migrando a la nube.

¿De la vida en células a la vida en bytes?
Somos información: al vivir convertimos la información del código genético en energía. Y esa información puede tener un soporte genético y bioquímico en células y carne de nuestro cuerpo, o ser información en bytes en la nube: ser nuestra identidad virtual.

La vida para muchos ya es virtual: nos pasamos el día de pantalla en pantalla.
Cada vez pasamos más tiempo ante pantallas, porque ya estamos en tránsito de la vida biológica a la digital.

Nube es el conjunto de información -billones de terabytes- disponibles en servidores para que los podamos usar en cualquier soporte.
Ya estamos en las nubes. Pasar de la célula al byte aún parece un salto cuántico, pero se esperan otra explosión de conocimiento, como el descubrimiento de la rueda o la máquina de vapor en la revolución industrial, que multiplicó nuestra especie y nos dio poder.

A veces la historia se acelera.
Cada dos años se duplica el número de transistores en un circuito integrado, que no son más que prótesis que pueden ser inseridas en nuestro cerebro. Por eso también se duplica nuestra capacidad mental.

Ese salto nos permitirá copiar las neuronas de nuestro cerebro en software, en la nube, y vivir allí mentalmente sin que nuestra existencia terrenal importe ya demasiado.
¿Para qué calcular si cualquier móvil lleva calculadora?
Porque tal vez esa capacidad de cálculo mental lleve aparejadas otras capacidades cognitivas que se están perdiendo con él.

Y la llamada de toda la vida se perderá?
Ante la sustitución de las llamadas por los mensajes escritos en todos los formatos, ha sentenciado, en efecto: la "muerte" de la voz telefónica. Antes se llamaba para todo y hoy la llamada de voz se considera intrusiva: como si un tipo apareciera de pronto en el salón de tu casa y dijera: "¡Lluís, escúchame ya!". Por eso hoy te preguntan antes por mensaje: "¿Te puedo llamar ahora?".

Y por eso también la video llamada ha sido considerada un fracaso comercial. La tecnología la hace posible casi siempre, pero es demasiado invasiva de nuestra privacidad para que su uso se generalice. Y salimos pálidos y feos en pantalla.
Por eso la video llamada no sustituye a otras transmisiones, porque da demasiados datos. Y, a menudo, menos datos dicen más.

Otro punto es: liberar a nuestras identidades digitales de los números de teléfono y las direcciones de e-mail.
Ahora las teleoperadoras nos  tienen pillados por el número: en realidad pagamos para estar localizable. Se pierde la magia del mistério.

El otro paso será liberar la conversación en cualquier medio. Hablar era gratis y debe volver a serlo.
Todo son procesos, primero el cambio, luego se estabiliza, y por fin como todo llega al final!
Creo que muchos no se dan cuenta que estamos viviendo un proceso de cambio, es decir, vivimos al inicio de un proceso que acaba de comenzar (Revolución Digital o Tecnológica), La revolución industrial propuso un cambio social que causo inicialmente la liberación del sistemas de trabajo haciendo que la humanidad y sus estatus sociales mejoraran. Pero no nos engañemos Ford subió lo sueldos no por dar mayor calidad de vida a sus trabajadores, todo lo contrario si no para vender más coches.

En fin en nosotros esta la capacidad sin perder nuestra conciencia de hasta dónde queremos llevar esta nueva revolución. Sinceramente no puedo aceptar que un ordenador sea una prótesis de mi cerebro. Que la sensación del toque sea virtual. Que ganamos, que perdemos.
Yo sigo sumando mentalmente me ayuda a sentirme más libre aunque parezca mentira.




Ema Sab

Developer

Cras justo odio, dapibus ac facilisis in, egestas eget quam. Curabitur blandit tempus porttitor. Vivamus sagittis lacus vel augue laoreet rutrum faucibus dolor auctor.

0 comentários:

Postar um comentário